Mejora los glúteos utilizando la propia grasa extraída de otras zonas del cuerpo.

El auto-trasplante de grasa, también llamado injerto de grasa, inyecciones de grasa, lipoestructura o lipotransferencia, es un procedimiento que utiliza la propia grasa de una persona para rellenar irregularidades y surcos en sus glúteos.

En el momento actual es una técnica bien establecida que fue perfeccionada a primeros de los noventa.

La grasa aspirada se procesa mediante centrifugación, filtración o lavado, como resultado, se obtiene tejido graso líquido y puro, listo para la inyección en la zona deseada.

A continuación se inyecta la grasa, cuando esto es necesario. La grasa se distribuye uniformemente en la zona, mediante la inyección de pequeñas cantidades en los tejidos; de tal manera que la grasa inyectada esté bien rodeada de tejido sano, esto asegura que la grasa trasplantada permanezca en contacto con los tejidos circundantes que deben suministrar oxígeno y nutrientes.

La Técnica Lipo-Eco 4D remodela el cuerpo, dándole un aspecto atlético y saludable. Gracias a la tecnología ultrasónica, la técnica de los bloqueos nerviosos por anestesia, y a la participación de los cirujanos, el paciente consigue lucir la figura deseada en una intervención única y sin dolor. La piel que normalmente queda sobrando y suelta, se adhiere al músculo creando así un efecto muy estético y firme.

Aproximadamente dos horas.

Puede utilizarse anestesia general.

Moretones, hinchazón, hipersensibilidad, e incluso puede haber drenaje de líquido anestésico durante las primeras 24 horas.

Las zonas tratadas estarán más hinchadas inmediatamente después de la operación, por ello, es importante utilizar un “pack de frío” o una compresa fría en las primeras horas para minimizar la inflamación. El “pack de frío” es una bolsa especial llena de cubitos de hielo y agua.

El hinchazón aumenta hasta aproximadamente el tercer día, pero luego poco a poco va decreciendo hasta desaparecer. Tras pasar aproximadamente de una semana a diez días los pacientes se sienten bien como para salir y reanudar una vida social normal. Si ha salido algún moretón, éste (o estos) podrían permanecer visibles durante un poco más de tiempo.

Los pacientes deben hacer una revisión con el cirujano entre el quinto y séptimo día e igualmente tres semanas más tarde. Para entonces, la mayor parte de la hinchazón habrá desaparecido. Los cirujanos generalmente inyectan mas grasa que la que realmente se necesita, porque del 25 al 30% de las células grasas trasplantadas no sobrevivirán. El resultado final debe de ser evaluado tras haber transcurrido tres meses. En ese momento el cirujano hará nuevamente fotografías para para poder así compararlas con las que le tomó antes del procedimiento. Puede ser necesaria una segunda sesión para compensar cualquier falta de volumen en determinada área de las tratadas.

  • Infección.
  • Asimetría.
  • Ondulaciónes de la piel.
  • Cambios en la pigmentación (hipo/hiper).
  • Daños en la piel.
  • Retención de fluidos.
  • Embolismo pulmonar (por un coágulo sanguíneo que llegue hasta los pulmones), y/o pérdida excesiva de sangre y/o fluidos.

El paciente podrá retornar a su trabajo en un periodo de dos a cuatro días.

Tras la oportuna re-evaluación por parte del doctor, el paciente podrá retomar su actividad más extenuante en aproximadamente cuatro a seis semanas.

La sensación de tumefacción y los hematomas desaparecerán en un período de uno o seis meses, dependiendo de la cantidad de grasa extraída y las áreas tratadas.

Es necesario que el paciente lleve una prenda de compresión postoperatoria durante cuatro semanas

Los resultados varían de paciente a paciente; sin embargo, el efecto general es la mejora del tamaño de los glúteos que da como resultado un aspecto más estético.

Lipotransferencia con Técnica Lipo-Eco 4D